Virilidad


Con rudeza tocaba su espalda blanca y suave como nunca antes palpo una piel, su estilizado cuello, piernas y nalgas sudaban exageradamente pero, lejos de molestarle esta sudoración, solo generaba mayor placer.  Entonces,  los dos cuerpos parecían una fusión,  rápidamente de su cabello bajaban gotas de agua salada,  y Daniel con lentitud y sensualidad desbordante deslizaba su lengua sobre  labios ardientes de quien este día lo acompañaba.

                                                                                                                                                 CONTINUAR…

 

Anuncios

One comment

  1. Marco Antonio · octubre 14

    Wow!… Eso es erotismo puro.. Jeje

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s