Mágico masoquismo de palabras.


Llegada la noche, llegó también el misterio que esta oculta y tras el fugaz intercambio de palabras se dio inicio al taxímetro. Minuto a minuto y ubicado en la silla posterior avanzaba al encuentro de algo soñado.

¡Sorpresa! El momento aunque confuso y temerario resulto mejor de lo esperado. Parecía un segundo nivel aunque en realidad era un séptimo, radiante de gallardía y felicidad asomaste.

Hoy mucho tiempo después, sin importar cuanto en realidad y “ sin ser el pasado un humo enracedido que se esfumó” recuero el momento en que la historia rosalesca inicio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s