Tiene que cambiar

En estos días en la búsqueda de mi práctica profesional y después de asistir a un canal para recibir la inducción, he quedado muy preocupado.
Las funciones que me asignan, no llenan mis expectativas, pues no es justo que para hacer dichas cosas haya que ir a una universidad. (No lo digo porque sea algo para lo que se supone  no estudie, lo digo porque es una mediocridad).

Una práctica debería ser constancia, dedicación, esfuerzo y lucha constante por mejorar cada día, buscando engrandecer y dar a conocer la importancia de un trabajo periodístico y todo el equipo que hay tras dicho resultado.mafalda

Sin embargo, allí me han mostrado que esto no es importante, entonces quisiera escuchar expertos en temas de comunicación, personas para quienes esta profesión va más allá de una simple silla frente a una  laptop.

Esas personas que han dejado huellas y las ganas de que otros en proceso de formación como  yo, luchemos y trabajemos con ahínco por mantener y generar un cambio.

Poder compartir con otros que seguramente aman más esta profesión que yo,  dado el tiempo y las experiencias buenas o malas que ha dejado en sus vidas y de quienes quiero aprender y escuchar los  mejores consejos que puedan dar.

La idea de  que debemos hacer todo aquello que nos manden debe cambiar, si hemos decidido que la comunicación y periodismo hagan parte de nuestras vidas,   es justo usarla en primer lugar para luchar por nuestros ideales,  sin olvidar que en el ejercicio de nuestra profesión hay que ser imparciales.

Ahora bien, en el caso del periodismo,  este se usa para hacer análisis de periodos  y denunciar aquello que afecta los intereses de toda una sociedad sin importar clase social.

Por su puesto no estoy haciendo referencia a que debemos ser rebeldes, hay muchas cosas y personas a quienes debemos escuchar y obedecer,  pero, la mediocridad y eterna sumisión a la que se someten debe parar.

Pues ninguno de nosotros es obligado a aceptar dichas propuestas, propuestas que no aportan  a nuestro crecimiento profesional y por el contrario marchitan con rapidez las posibilidades de adquirir conocimiento, ese mismo que desde las aulas se pierde por la lentitud y pereza de aquellos que no saben qué hacer con sus vidas.

En el afán que siento después de dicha inducción, me cuestiono ¿que estoy haciendo para no hacer parte del montón? El NO que di al jefe de redacción cuando me pregunto si pienso continuar ¿será suficiente?

Entonces llega a mi mente los comentarios de quienes están cerca, que conocen un poco de mí y lo que espero hacer con mi profesión, “no puedes pretender ganar algo sin arriesgarte” fue uno de los comentarios;  pero,  que gano cuando nada de lo que me ofrecen se acerca a mis ideales.

En este momento, preocupado por el sin fin de cosas que debo aprender y otras en las que fallo, me siento avergonzado, pues el tiempo pasa y aunque siempre estoy luchando por lograr mis objetivos en beneficio de aquellos con menos posibilidades,  aparecen enormes rascacielos por escalar que me intimidan,  pero que al pararme junto a ellos son simplemente otros de los grandes retos que me gusta asumir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s